manos arrugadas

Cuando era chica mi mamá tenía dos grandes excusas que siempre utilizaba para mantenerme alejada del agua. Para evitar que le impidiera dormir la siesta tranquila, el pretexto era que después de comer había que esperar dos horas para meterse en la pileta, sino se me cortaba la digestión e iba a tener un gran dolor de panza; para que saliera, la excusa era que si me quedaba más tiempo mis manos y pies iban a quedar para siempre arrugados.

Hoy por algún motivo vinieron a mi mente las imágenes de aquella época, y el recuerdo de mi madre y sus excusas movilizaron mi curiosidad. Nunca antes me había preguntado el por qué de las arrugas en manos y pies después una prolongada inmersión bajo el agua. En cuanto a la excusa de la digestión estoy segura de que todos alguna vez la escuchamos, pero esa averiguación quedará para otra entrada.

El efecto “pasa de uva” en manos y pies, es exclusivamente responsabilidad del entorno húmedo y de la estructura interna de la piel. El gran órgano que nos recubre totalmente por fuera, está compuesto por tres capas principales: la epidermis, la dermis y el tejido subcutáneo (de acuerdo al orden que las encontramos de afuera hacia adentro). La dermis y la epidermis están unidas pero no completamente pegadas. Cuando nos duchamos o sumergimos en la pileta, gran parte del agua es absorbida por la piel y se ubica entre los espacios existentes entre ambas capas. Es de esta manera, que se forman las pequeñas montañas y surcos que producen un efecto arrugado en la piel.

Manos y pies son las partes del cuerpo en las que se produce el mayor desgaste y en donde encontramos mayor cantidad de células muertas y queratina (una sustancia proteica, muy rica en azufre, que constituye el componente principal de las capas más externas de la epidermis y la protege), por lo que la piel en ambas zonas es bastante más gruesa. Como consecuencia las montañitas y los surcos se hacen más evidentes que en otras partes del cuerpo. Una vez que nos secamos, el exceso de agua se elimina volviendo manos y pies rápidamente a la normalidad.

Anuncios